Las autoridades sanitarias rusas han informado el pasado sábado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la detección del primer caso de transmisión de la cepa H5N8 de la gripe aviar a seres humanos. Los científicos han calificado este hallazgo como un “importante descubrimiento”.

Según informa la agencia AFP, la información sobre el primer caso registrado en el mundo de transmisión de la gripe aviar (H5N8) al ser humano ya ha sido enviada a la Organización Mundial de la Salud”, asegura Anna Popova, responsable de la agencia sanitaria rusa, Rospotrebnadzor, quien confirmó la existencia de siete personas contagiadas en una granja avícola que “se encuentran bien”.

La cepa H5N8 resulta enormemente contagiosa entre aves, pero nunca antes se había detectado su salto a seres humanos. No obstante, Popova ha hecho hincapié en que “esta variante del virus no se transmite de una persona a otra”. Al menos, “en el momento actual”, ha matizado.

La científica rusa considera que esta detección temprana “da tiempo al mundo entero para prepararse”, e insta a la rápida creación de pruebas analíticas y vacunas “en el caso en que este virus fuera más patógeno y peligroso para el ser humano, y adquiera la capacidad de transmitirse de persona a persona”.

En el mismo sentido se ha manifestado el laboratorio estatal ruso Vektor, donde se ha llevado a cabo el descubrimiento, que ha llamado a “desarrollar un sistema de pruebas que permita detectar rápidamente los casos de esta enfermedad en el hombre” y “comenzar el trabajo” con vistas a una vacuna.