Opinión de Lorena Cortés/RED 113 MICHOACÁN

Morelia, Mich.-10 de agosto 2020.- Hace unos días le tomo protesta la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero a la michoacana Fabiola Alanís Sámano como Titular de la Comisión Nacional de la Violencia Contra las Mujeres y Niñas, esta comisión tiene como encomienda el diseño de todas aquellas acciones que se deben implementar para prevenir la violencia de género. 

El nombramiento de Fabiola Alanís se da en un contexto histórico, por que se vive el peor panorama en cuanto violencia contra las mujeres, ya que, tras la conclusión de la Jornada Nacional de Sana Distancia contra el covid, las víctimas de seis delitos cometidos contra mujeres se incrementaron a nivel nacional. 

Uno de los retos de Fabiola Alanís sin duda será el revisar el mecanismo de Alerta de Violencia de Género que no ha logrado revertir la violencia feminicida en los municipios alertados en México.

 La ahora Comisionada Nacional ha sido impulsora de la revisión de la integración de las carpetas de investigación en casos de muertes violentas de mujeres para garantizar el acceso a la justicia, uno de los hilos más sensibles frente a la impunidad que prevalece en el asesinato de mujeres. 

Para darnos una idea de lo que implicaría esta propuesta es preciso recordar el caso de Mariana Lima Buendía de Chimalhuacán Estado de México, que según la Procuraduría del Estado de México murió por suicidio. 

Sin embargo la madre de Mariana, Irinea Buendía nunca aceptó la versión oficial y comenzó una lucha de varios años para esclarecer la verdadera razón de la muerte de su hija, pues aseguraba que a su hija la asesino su propia pareja. Y fue en septiembre de 2013 que la SCJN de manera histórica, atrajo por primera vez un caso por feminicidio por lo que determino que las autoridades judiciales del estado de México volvieran a investigar la muerte de Mariana, por lo que fue así como se pudo esclarecer que no se suicido, sino que fue víctima de una severa golpiza que le propino su esposo lo que le ocasiono su muerte, el agresor ahora cumple una condena por feminicidio. 

Es decir, de proceder esta idea, de realizar una revisión de cada carpeta de investigación en los casos de muertes violentas de mujeres, seguramente se encontraran casos como los de Mariana Lima. 

En Michoacán paradójicamente a mayor número de asesinatos de mujeres menor número de feminicidios. En 2018 se registraron 152 homicidios dolosos contra mujeres y 21 feminicidios, en comparación en 2019 se registraron  20   homicidios dolosos más y 9 feminicidios menos.  

La experiencia y sensibilidad que caracteriza a Fabiola Alanís también tendrá que desafiar al propio presidente López Obrador ya que prevalece la idea que el presidente no responde a este fenómeno social.