Pese a que en la administración actual, las capturas de narcotraficantes y cabecillas de los principales cárteles de la droga en el país mantienen un ritmo mayor al de gobiernos anteriores, amenazas en contra de funcionarios federales así como expedientes ‘contaminados’ han influido en la liberación de estos criminales.

La Ciudad de México, Guerrero, Veracruz, Sinaloa y el Estado de México, son las entidades que encabezan la lista de detenciones; sin embargo, la falta de capacitación en los agentes que forman los archivos, así como un alza en las intimidaciones a jueces y titulares de Ministerios Públicos, ha detonado en que los criminales salgan en cuestión de días. Incluso horas.

Sólo de 2019 al primer semestre de este año, se han registrado 264 amenazas directas en contra servidores públicos relacionados con el desempeño e impartición de justicia a nivel nacional, es decir, casi el doble de denuncias que registraron de 2017 a finales de 2018, con 143, según informa la Fiscalía.