¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, recibió fuertes críticas por tomarse una fotografía sonriendo y haciendo la seña de pulgar arriba junto a un bebé que perdió a sus padres, quienes lo protegieron durante la matanza de más de 20 personas en El Paso, Texas, hechos ocurridos el pasado fin de semana.

Durante la visita por el hospital, el mandatario estadounidense y su esposa provocó el descontento de familiares de las víctimas y simpatizantes con la causa, además de una disputa con el candidato a la presidencia de El Paso, Beto O’Rourke.

El bebé, de 2 meses de edad, se trata del hijo Jordan y Andre Anchondo, quienes asistieron a la tienda Walmart el pasado sábado con el fin de comprar materiales escolares para sus otros dos hijos.
Por otro lado, el presidente no pudo reunirse con todos los sobrevivientes ya que aun se encuentra en recuperación en el hospital.

Tres no pudieron recibir a Trump porque se encuentran en condición demasiado grave o no hablaban inglés, según el hospital. Otros cinco rechazaron la visita presidencial.

Información de El Imparcial