Foto: Ilustrativa
¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Según la ONU, unos 168 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil, algunos de ellos en condiciones infrahumanas. Por ello, cada año se conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil: una fecha para asegurar su prohibición y eliminación. Conoce la historia de la fecha, sus objetivos, la definición de ‘trabajo infantil’ y algunas de las actividades que se realizan en esta fecha.

El trabajo infantil pone en riesgo a los menores y viola tanto el derecho internacional como las legislaciones nacionales, pues los priva de su educación o les exige asumir una doble carga: el trabajo y la escuela.

Los 168 millones de niños que trabajan en el mundo —muchos a tiempo completo— no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. Más de la mitad de ellos están expuestos a las peores formas de trabajo infantil: en ambientes peligrosos, esclavitud, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos armados.

Uno de los objetivos que se fijaron para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cuando se fundó en 1919, fue la abolición del trabajo infantil. Desde una perspectiva histórica, el principal instrumento de la OIT para alcanzar su abolición efectiva ha sido la adopción de una edad mínima de admisión al trabajo.

En el Convenio núm. 138 se establece que la edad mínima de admisión al empleo no deberá ser inferior a la edad en que cesa la obligación escolar. En el año 2002, la OIT lanzó el primer Día Mundial contra el Trabajo Infantil: una fecha para crear conciencia acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad.

El 12 de junio de cada año tenemos la oportunidad de fomentar y coordinar las iniciativas de los gobiernos, los patrones y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y otros actores locales, como escuelas y ayuntamientos, en la lucha contra el trabajo infantil.

¿Qué es el trabajo infantil?

El trabajo infantil, prohibido en el derecho internacional, queda comprendido en tres categorías, a saber:

Las formas incuestionablemente peores de esta práctica, que se definen internacionalmente, son: como esclavitud, trata de personas, servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso, reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados, prostitución y pornografía, y otras actividades ilícitas.

Un trabajo realizado por un niño que no alcanza la edad mínima especificada para ese tipo de trabajo (según determine la legislación nacional, de acuerdo con normas internacionalmente aceptadas), y que, por consiguiente, impida probablemente la educación y el pleno desarrollo del niño.

Un trabajo que ponga en peligro el bienestar físico, mental o moral del niño, ya sea por su propia naturaleza o por las condiciones en que se realiza, y que se denomina ‘trabajo peligroso’.

En 2015, los dirigentes mundiales adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), donde se incluyó un renovado compromiso para acabar con el trabajo infantil.
Este 2019, la OIT celebra 100 años promoviendo la justicia social y promoviendo el trabajo decente. La celebración de este día examinará los avances logrados a lo largo de los 100 años de apoyo de la OIT a los países para luchar contra el trabajo infantil.

Con información de la ONU