Con 242 votos a favor, 7 en contra y 5 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó la iniciativa que reforma la Ley General de Salud para trasferir 33 mil millones del Fondo de Salud, a la reservas de la Tesorería de la Federación para destinar los recursos “a fortalecer acciones en materia de salud”.

Los diputados argumentaron que solo se tomará 33 mil millones de las reservas del fondo, que en 2020 acumulaba más de 97 mil millones de pesos, para la compra de vacunas contra COVID-19.

El dictamen señala en el artículo Segundo Transitorio que el Insabi instruirá a la institución fiduciaria del Fondo de Salud para el Bienestar para que, a más tardar el 1 de abril de 2021, concentre en la Tesorería de la Federación la cantidad de hasta 33 mil millones de pesos del patrimonio de ese Fideicomiso, de conformidad con las disposiciones jurídicas aplicables.

Menciona que con esta modificación el derecho a la salud no corre peligro; al contrario, se fortalece, pues permitirá desliar los recursos excedentes del Fondo a fortalecer acciones en materia de salud.

Sus objetivos son preservar los recursos requeridos para la atención de aquellas enfermedades cuyo costo puede terminar con el patrimonio de una familia promedio, denominadas catastróficas, incluso generar una reserva muy por encima de los requerimientos anuales para cumplir ese propósito.

Con información de agencias