Morelia, Michoacán.- Uno de los electrodomésticos que más necesitamos en casa es, sin duda, el refrigerador.

Es por ello que aquí te presentamos cinco tips para que tu refrigerador dure más y gaste menos luz

1. EL ERROR DE GUARDAR COMIDA CALIENTE

Muchas veces, por las prisas o por desconocimiento, guardamos comida recien hecha o caliente dentro de nuestro refrigerador. Esto tiene el inconveniente que hace ‘trabajar’ extra al aparato para compensar la temperatura cálida con el frío que debe generar. El sobreesfuerzo puede dañar tu refri y aumentar el consumo de energía, que también verás reflejado en tu recibo. Mejor deja que los alimentos se enfríen antes de guardarlos.

2. ABRIR Y CERRAR EL REFRI CONSTANTEMENTE… O DEJARLO ABIERTO POR MUCHO TIEMPO

Esto también genera más consumo de energía, y puede dañar los alimentos pues no reciben suficiente frío. Así es que te recomendamos dos cosas: si vas a cocinar, sea algo muy elaborado o aunque vayas a hacerte un sandwich, abre tu refri una sola vez para sacar todos alimentos que vas a necesitar y otra para volverlos a guardar. Y asegúrate que la puerta quedó bien cerrada, es un hábito común no empujarla lo suficiente y que pasen horas antes que nos enteremos.

3. CREER QUE EL REFRI Y LA ESTUFA SE LLEVAN BIEN

Por su propia naturaleza, estos electrodomésticos no deben encontrarse juntos o muy cerca el uno del otro. La estufa genera un calor que es dañino para el refrigerador. Mientras te sea posible, manténlos alejados. De igual forma, evita que el refrigerador se encuentre cerca de alguna ventana por donde pueda colarse el calor o la luz directa del sol. Toma la misma previsión con respecto a hornos de microondas o calentadores.

4. ENTRE MÁS FRIO, ¿MEJOR?

Obviamente el refrigerador se debe usar para mantener frescos tus alimentos, pero no uses una temperatura demasiado baja porque eso también afecta el consumo de luz. Para el refrigerador, lo recomendable es que temperatura se encuentre entre 4 y 5° C. Por otra parte, el congelador debe estar en -18°C. Recuerda que la mayoría de los aparatos tienen un regulador de temperatura, úsalo.

Además, si el refrigerador está a una temperatura demasiado baja, tus alimentos pueden sufrir las consecuencias, sobre todo algunas verduras que se ‘queman’ ante el frío intenso. Eso también es desperdicio de dinero.

5. LIMPIARLO SÓLO CUANDO EMPIEZA A OLER ‘FEO’

Si eres de los que no hacen limpieza regular del refrigerador, deberías cambiar ese hábito. No sólo por una cuestión de higiene, sino porque así podrás sacar aquellos alimentos que están ocupando espacio de más y obstruyen la correcta distribución del frío.

Además, es importante que limpies de polvo la parte de atrás del refrigerador, pues afecta el rendimiento del aparato. Y si ya estás en este tema, evita que quede demasiado pegado a la pared, debe haber cierto espacio para permitir que tu electrodoméstico ‘respire’.

Finalemente, si tu refrigerador es de los ‘antiguos’ te recomendamos cambiarlo por un modelo más reciente, pues son más ahorradores de energía ya que tienen una mejor distribución del frío.