Morelia, Michoacán, a 8 de septiembre de 2021.- La fibrosis quística es una enfermedad multisistémica hereditaria, que se manifiesta durante los primeros años de vida, resultado de una alteración genética en la que ambos padres son portadores.

En el marco del Día Mundial de la Fibrosis Quística, que se conmemora cada 8 de septiembre, la neumóloga pediatra del Hospital Infantil “Eva Sámano de López Mateos”, de la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), Carmen Chávez explicó los principales síntomas que pueden hacer sospechar de esta enfermedad.

“Tos crónica, respiración agitada, infecciones respiratorias frecuentes, evacuaciones abundantes, frecuentes, grasosas y de muy mal olor, sudor muy salado y dificultad para subir de peso, aun y cuando los niños se alimenten bien”.

Asimismo, resaltó la importancia de un diagnóstico oportuno, ya sea al nacer o en los primeros años de vida, para brindar el tratamiento adecuado, que es a base de nebulizaciones, antibióticos, encimas pancreáticas y una dieta apropiada.

Las pruebas para detectar esta y otras enfermedades es el tamiz neonatal metabólico, que se realiza en los primeros 2 a 5 días después del nacimiento y consiste en tomar una muestra de sangre del talón del recién nacido, asimismo, una prueba de sudor, que consiste en analizar la cantidad de cloro presente en el sudor del menor.

“En el Hospital Infantil de Morelia se cuenta con un centro de diagnóstico y tratamiento para pacientes con fibrosis quística los cuales se atienden de manera gratuita”, destacó la especialista.