¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

RED 113 MICHOACÁN

TZINTZUNTZAN, Mich.- La tradición y la cultura del imperio purhépecha se puso de manifiesto durante la festividad del Corpus Christi, donde se fundieron en una sola fiesta con las actividades religiosas, a donde se dieron cita más de tres mil personas de una amplia región.

El desfile de los oficios por la calle principal del poblado hasta llegar al atrio de Los Olivos, allí, donde hace 492 años fueron plantados los árboles por los primeros evangelistas que llegaron a Michoacán, en el recorrido fueron acompañados de bandas de música y orquestas.

Ataviados con sus coloridos trajes típicos, recorrieron el atrio y los altares, fueron bendecidos por el cura y agradecieron por la cosecha y beneficios recibidos; agrupaciones de pescadores, tablajeros, cazadores y demás, organizaron y ofrecieron comida a los visitantes; corundas, mole, conejo, carnitas y la gastronomía de la región, se puso de manifiesto.

Uno de los contingentes y que llevó el “palo encebado” cargado en hombros, correspondió al del Ayuntamiento que encabeza Emanuel Irepani Hernández Gama, quien, acompañado de su esposa, Zaira Aviña Magaña, funcionarios y empleados municipales, participaron en esta tradición centenaria.

La música, la vestimenta tradicional, la gastronomía y la amabilidad de su gente, se puso de manifiesto una vez más en esta festividad de la iglesia católica y que se ha conjugado con la cultura purhépecha. Habitantes de poblaciones del municipio y de otros más de la región, se dieron cita aquí, en el corazón del antiguo imperio purhépecha.