Un tribunal con sede en Los Ángeles ordenó al gobierno de Donald Trump liberar a 124 niños migrantes que se encuentran en tres centros de detención familiar, debido al riesgo de que se infecten de Covid-19.

Dos de los centros referidos, los cuales son operados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), ya han confirmados casos de coronavirus y podrían convertirse en importantes puntos de infección, aseguró la juez de distrito Dolly Gee al decretar la orden.

Estos centros, ubicados en los estados de Texas (sur) y Pensilvania (Noreste) “están en llamas y ya no hay tiempo para medias tintas”, agregó.

Con esto, los menores deberán ser entregados a sus padres si éstos son liberados por autoridades migratorias antes del próximo 17 de julio.

De lo contrario, serán enviados con “patrocinadores adecuados disponibles u otros entornos no congregados libres de covid-19 disponibles”, previa autorización del padre o tutor.