Karen Vega es el nombre de la primera modelo oaxaqueña que protagoniza la portada del mes de julio de Vogue México y Latinoamérica.

Karen es la prueba de que se está rompiendo con el prototipo de belleza que ha imperado en la industria de la moda, en la que la domina la imagen de la mujer blanca, de origen europeo, sobre todo en estos momentos, en que los movimientos en contra de la discriminación racial están presentes en todo el mundo.

Karen es originaria del estado de Oaxaca, y se inició a los 14 años, cuando era modelo de una de sus familiares que es modista. Fue descubierta por Pompi García e invitada a un proyecto fotográfico llamado ‘Realismo Mágico’, que buscaba retratar ‘más piel morena y nativa’. Luego se inició en una agencia de modelos local cuyo objetivo era proyectar al exterior la belleza de las etnias oaxaqueñas. Después Karen fue invitada por la firma de moda Barragán en su desfile de modas otoño-invierno 2020 en la Ciudad de México.

Karen Vega después de Yalitza Aparicio, han protagonizado esta importante revista de moda, abriendo así paso a otras jóvenes de origen indígena en el mundo de la moda y otros ámbitos de la sociedad, lo que sin duda contribuye a valorar y sentirnos más orgullosos de nuestros orígenes.