En los últimos días y ante la pandemia del COVID-19, muchas de las tiendas de moda y belleza comenzaron a adentrarse más en el mundo del comercio virtual, ya que la mayoría de las sucursales comenzaron a cerrar.

Lo anterior provocó una gran baja en las ventas en tiendas nacionales e internacionales, y los negocios pequeños ni se diga.

Por lo que ahora con la nueva normalidad y con un consumidor que anteriormente no había tomado el tiempo de comprar más que productos indispensables del hogar como alimentos y artículos de limpieza, varias tiendas han optado por lanzar su Hot Sale.

El Hot Sale consiste en lo que en México llamamos ofertas, la única diferencia es que quienes hagan rebajas lo harán los próximos días de forma virtual, es decir con ventas en línea que le llegarán hasta la puerta de su hogar al cliente.

Actualmente estamos viviendo una época difícil por todos las consecuencias que ha traído la contingencia, pero aún así y sobre todo las mujeres, no medimos nuestras compras y al ver rebajas automáticamente queremos comprarnos todo.

Por lo que está columna se tratara de unos pequeños consejos para evitar que quedes en banca rota por haberte gastado todos tus ahorros en el Hot Fashion o Hot Sale.

Primero que nada debemos tomar en cuenta cuáles son las cosas que verdaderamente necesitamos, ya que en ocasiones compramos blusas pero de esas tenemos decenas y nuestros calcetines que ya tienen un agujero por más que los necesitamos no los cambiamos.

Los colores en la ropa son muy importantes y aunque nos encante como nos quede el negro siempre necesitamos más tonos para variar, por lo que hay que fijarnos qué color nos hace falta en el guardarropa y poder tomar en cuenta al momento de adquirir una prenda.

Otro de los consejos que se me hacen muy importantes es que debemos poner mucha atención en la tela o los comentarios de personas que ya hayan adquirido esa prenda.

Un tip que yo utilizo mucho es comprar la ropa que ya no es de temporada, ya que la dan en un precio muy accesible y en ocasiones hasta a la mitad, es decir; ahora que ya viene el tiempo de frío yo me dedico a comprar trajes de baño o ropa de calor y en el verano compro mi ropa de invierno, aunque en cada época del año obviamente salen modelos más padres, pero es una forma de poder buscar algo agradable a bajo costo.

No gastar más del dinero que tenemos es algo que siempre se debe tomar en cuenta, la verdad es que en muchas ocasiones las tiendas y más que nada las nacionales te dan opciones de pagar en cómodas mensualidades, sin embargo, a la larga el producto te puede salir a un costo más alto.

En fin, hay muchísimos consejos que me gustaría compartir pero considero que estos son los más importantes y que debemos tener presentes siempre que vayamos a adquirir ofertas.

En estos tiempos de pandemia, su tenemos limpieza de armario o un poco de dinero extra, no estaría mal que pudiéramos apoyar a quienes menos tienen y más lo necesitan, porque aunque para nosotros alguna ropa no sea tan agradable y está en buenas condiciones, para otros puede ser un tesoro.