La producción textil es responsable del 20% de las aguas residuales globales y del 10% de las emisiones globales de carbono, de acuerdo con información de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2019.

Es muy común que después de hacer limpieza de clóset, las personas tiendan a tirar a la basura la ropa que ya no les queda, la que tiene unas manchas o algunas prendas que están rotas, sin embargo, debemos ser más conscientes con el medio ambiente y poner mucho ojo en estas situaciones.

Si tu ropa está en buen estado, lo que puedes hacer es donarla a casas hogares, a algún vecino que sepas que la necesita o puedes publicarla en Facebook para hacer cambios, venderla o regalarla.

Lo importante es que no tiremos nuestras prendas a la basura, ya que esta industria es una de las más contaminantes en el mundo debido a la gran cantidad que los seres humanos consumimos de moda.

Y es que existen muchas personas que tienen un clóset lleno de ropa nueva que nunca se han puesto, ya que se las regalaron, la pidieron por internet o no se fijaron bien en algunos detalles en la tienda donde la adquirieron y terminó por no agradarles.

O esas personas que guardan sus prendas de cuando más jóvenes o eran un poco más delgadas para usarlas cuando vuelvan a la complexión en la que les quedaba.

Todo esto a la larga es un problema muy grave, ya que mientras muchos se dan el lujo de tener un armario lleno, otros no cuentan más que con dos o tres cambios de ropa para el resto de la semana o mes.

Por lo tanto, este es un llamado a toda la población a que no tiremos la ropa que ya no necesitamos, porque incluso hasta las rotas o manchadas se pueden reparar o reciclar para darles otros usos.

Así que la próxima vez que hagas limpieza de clóset recuerda que hay casas hogar donde esperan con ansias tus prendas, u otras personas a las que les gustaría hacer un trueque contigo para poder adquirirlas.

“Cuidemos el planeta, es la única casa que tenemos”…