A muchas mujeres nos frustra el hecho de tener pestañas pequeñas o pocas, ya que al momento de querer realizarnos algún maquillaje no luce igual que sí las tuviéramos largas y rizadas, por lo que nos toca colocarnos las postizas.

En esta ocasión te compartiré unos tips que me han funcionado bastante a lo largo de la vida pero debes tomar en cuenta que los resultados no serán de la noche a la mañana, sino que se requiere de mucho esfuerzo y dedicación para poder lograrlo.

Hace tiempo yo me ponía triste y en cierta parte me deprimía el hecho de no tener pestañas largas, sin embargo, el primer paso es aceptarlas tal y como son. Además de que en estos días ya existen miles de productos en el mercado que de verdad son una maravilla.

Pero como ahorita estamos en cuarentena debido a la pandemia del COVID-19, te enseñaré unos trucos caseros para que puedas poner en práctica durante la contingencia y te puedas crear un hábito

1. Aceite de oliva

Siempre ha sido conocido como un remedio natural para ayudar a que el cabello crezca. Por esta razón, es ideal para ayudar a tener unas pestañas más largas.

El aceita de oliva contiene altas cantidades de vitamina E y ácido oleico que ayuda a dar volumen a las pestañas, a que se mantengan sanas y fuertes, y a que mantengan un color oscuro.

Para darle volumen y crecimiento a tus pestañas vierte un poco de aceite en un algodón y aplícalo con cuidado sobre tus pestañas. Duerme con el aceite de oliva, y enjuágalo por la mañana con agua tibia. Repite el proceso diario por varias semanas para notar resultados.

2. Vaselina:

Como lo dije anteriormente, la vitamina E es ideal para hacer crecer las pestañas, y si no quieres usar aceite de oliva, puedes usar vaselina.

El proceso consiste en aplicar vaselina con regularidad en las pestañas, ya que las hará más gruesas y mucho más fuertes, mientras que ayuda a que no se caigan.

Usa una brocha de rímel vieja que ya no tenga producto y aplica vaselina en él. Pásalo por tus pestañas, asegurándote que la vaselina cubra bien cada una. Hazlo por las noches como un ritual, y enjuágalas por la mañana. Asegúrate de hacerlo diario.

3. Aceite de castor:

El aceite de castor tiene muchísimos beneficios, no sólo para las pestañas, sino también para el cabello y las cejas.

Contiene propiedades antibacteriales y antiinflamatorias, que combinadas con los nutrientes que lo forman, lo hacen ideal para que las pestañas crezcan largas y fuertes.

Es, además, una fuente natural de grasas omega 6, proteínas y vitaminas que harán que las pestañas se refuercen y crezcan de manera dramática.

Debes asegurarte que el aceite de castor que compres o que tengas en casa sea natural y esté libre de hexano.

Después debes lavarte bien los ojos antes de aplicarlo para que su efecto sea más potente y rápido. Humedecer con un par de gotas un algodón y aplícalo con cuidado en las pestañas desde la raíz. Duerme con el aceite y enjuágalo por la mañana con agua tibia.

4. Té verde:

Contiene flavonoides, que entre muchas cosas, contiene altas cantidades de antioxidantes que ayudan al crecimiento del cabelloo.

El proceso consiste en tomar hojas de té verde y remójalas en agua tibia por varios minutos hasta que notes que el agua se pinta.

Moja un cacho de algodón con el té verde y aplícalo sobre tus pestañas. Esto ayudará a que los folículos se limpien, estimulando el crecimiento de las pestañas.

5. Aloe vera:

Por último tenemos el aloe vera que contiene vitaminas y nutrientes que promueven el crecimiento de las pestañas ya que las mantiene humectadas y ayuda también a que no se caigan.

Para aplicarlo debes conseguir una brocha de rímel viejo que ya no tenga color y aplicar gel de aloe vera fresco sobre él, para que antes de irte a dormir lo apliques como si fuera máscara de pestañas, después lo dejarás reposar toda la noche y deberás enjuagarlo la mañana siguiente con agua tibia.

Y esto a sido todo por mi parte, espero les sirvan de mucho estos 5 tips para tener unas pestañas más largas. Algo que quiero resaltar es que los productos no son dañinos para nosotras, ya que son naturales, a menos de que seas alérgica a alguno de ellos.