Hace mucho que no toco el tema de los certámenes de belleza por enfocarme en los tips, diseñadores, maquillistas o demás productos que han surgido en estos últimos días.

Por lo que hoy quiero hacer énfasis en el comportamiento de quienes fueron electas reinas este año para representar a nuestro estado en los diferentes concursos de belleza ante la pandemia que vivimos actualmente por el COVID-19.

Y es que una reina de belleza, como ya lo había dicho anteriormente, no solo se trata de un rostro, una corona o un cuerpo de impacto, sino de sus actividades humanas, sus pensamientos, sus valores y educación.

Comenzaré con citar a Karolina Vidales, Miss Michoacán 2019, quien me llamó mucho la atención que hace algunos meses que sufrió un accidente automovilístico, no ocultó sus heridas, heridas que nos pueden aparecer a cualquier ser humano, y al contrario, mostró un lado bastante cercano a sus seguidores al detallar lo que le ocurrió y cada avance que tenía sobre su percance.

Ante la contingencia, esa reina se me hizo una verdadera digna de portar la corona, ya que nada la detuvo para repartir despensas a las personas vulnerables y que más lo necesitan en estos momentos, como lo son los abuelitos de su batal Jiquilpan.

Claro, con todas las medidas necesarias de prevención ante el virus, ya que Karolina portó guantes, cubrebocas y guardaba su sana distancia, sin embargo, las precauciones que tomó no fueron impedimento para convivir de cerca con los adultos mayores, quienes aseguró que le dieron muchas ganas de vivir e hicieron un día mejor.

En lo personal, ella se me hace una digna representante del estado de Michoacán, ya que está muy bien preparada tanto física como mentalmente. Ha dejado en claro que es una persona muy inteligente y sobretodo, muy humana.

Por otro lado, en el certamen Mexicana Universal Michoacán, tenemos a Adriana Zacarías, una chica moreliana bastante linda y preparada para enfrentarse al nacional que lleva rumbo a Miss Universo.

Tuve la oportunidad de entrevistarla hace apenas unos días, y lo más sorprendente es que no me contó únicamente sobre su preparación, sino que aprovechó el espacio en los medios de comunicación para hacer un llamado a la sociedad en general a sumarse a las compras locales para poder ayudar a los empresarios y emprendedores de Michoacán y México.

Adriana ha mostrado su preparación a través de sus diferentes redes sociales y las del certamen, además de enseñarle a sus seguidores lo que hace diariamente, porque ella señala que es una persona igual que todos los demás, y quiere dejar de lado el como se mira a una reina de belleza como si fuera inalcanzable.

Cabe mencionar que Mexicana Universal ha parado sus actividades como clases de pasarela y sesiones de fotos, para acatar las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades del sector salud tanto del gobierno estatal como federal.

Finalizo esta columna con la creencia de que al ganar un concurso de belleza no solamente debemos buscar portar la corona, tomarnos fotos, o cosas que pasan a segundo plano ante actividades que ayuden a nuestro entorno, a nuestra propia gente que más lo necesita.

“Si tu reinado no lo utilizas para dar un ejemplo de como comenzar a cambiar el mundo, no sirvió de nada”…