El alcalde Cesar Palafox reiteró su apoyo (Foto: cortesía)

  SICUICHO, MPIO. DE LOS REYES, MICH.- A poco más de un año de que inició la perforación de un pozo profundo, en un esfuerzo conjunto entre la comunidad, autoridades civiles, comunales y municipales, se detectó un primer venero a 209 metros de profundidad, con lo que la esperanza de resolver la ancestral carencia de agua potable de la comunidad está más viva que nunca.

El alcalde Cesar Enrique Palafox Quintero, acudió personalmente a constatar el hallazgo, siendo recibido por el jefe de tenencia, Javier Alonso Blas, la presidenta el Comisariado de Bienes Comunales de Sicuicho,  Alma Luz Hernández Diego y el gerente de la empresa “People & Water” (encargada de la perforación), Luis Roberto Arias Reyes.

 

Acompañado por el secretario municipal, David Israel Peña García, y los regidores Elpidio Álvarez Quintero,  Héctor Eduardo Torres Gutiérrez y Hernán Gómez Vargas, el edil recibió primeramente una explicación técnica por parte de Francisco Fernández Domínguez, ingeniero geólogo de la referida empresa.

Indicó que tras realizar registro eléctrico multiparámetro  (estudio para definir las condiciones de aportación de la obra de perforación), y ya con una perforación total hasta ese momento de 220 metros, se corroboró que a 209 metros existe un espejo de agua de aproximadamente 11 metros de vaso, por lo que recomendó seguir perforando para tratar de encontrar más veneros que incrementen la aportación y entonces realizar una prueba de bombeo y realizar el aforo correspondiente.

Explicó que los primeros 200 metros de perforación fueron basalto cerrado, seco, compacto e impermeable, pero a partir de ahí se encontró material semifracturado con permeabilidad. No obstante, el vaso aun es corto, por lo que se acordó seguir perforando entre 30 y 50 metros más o hasta que exista un cambio de estrato, buscando más aportaciones que permitan estacionar una bomba y estabilizar un gasto de 1 a 2 pulgadas de agua de forma permanente.

Posteriormente, el sacerdote de la comunidad, Francisco Rincón,  encabezó una sencilla ceremonia en la que pidió el milagro de encontrar más agua, regresando de manera simbólica agua y tierra extraídas de la excavación. Enseguida, el presidente municipal recordó que en marzo del año pasado inició ese proyecto (ubicado a escaso un kilómetro del centro de la comunidad, en un predio conocido como “Parícutin”), luego de ocho pozos fallidos de manera previa.

Recordó que una vez encontrando un aforo suficiente de agua, gracias las gestiones realizadas ante el titular la Comisión Estatal del Agua y Gestión de Cuencas (CEAC), Germán Tena Fernández, y este a su vez con la federación, se contará con el equipo necesario para el bombeo del vital líquido y que llegue a los domicilios, felicitando a las autoridades civiles y comunales, con la confianza de que los resultados serán aún más positivos

Arias Reyes reconoció al alcalde, al sacerdote y a la comunidad: “hemos perforado muchos pozos, pero nunca habíamos visto una comunidad tan organizada y con tanto ímpetu”, mientras que el jefe de tenencia agradeció a Dios, a la gente, a los jefes de cuartel, a los trabajadores, a la comisariada, a los regidores y al edil que desde el inicio no dudó en apoyar.