Morelia; Michoacán, 13 de julio de 2017.- “Considero que los cambios de uso de suelo deben responder a políticas públicas bien planeadas y no a acciones ilícitas como lo son los incendios provocados que conllevan a ecocidios”, sentenció el diputado Roberto Carlos López García, quien presentó la iniciativa para reformar algunos aspectos del Código Penal con el fin de sancionar con prisión a quien provoque incendios forestales para instalar huertas o cambiar el uso de suelo con fines distintos al forestal.

El integrante del Grupo Parlamentario del PRI en el Congreso del estado afirmó que este tipo de acciones deben ser severamente castigados por las autoridades al argumentar que los incendios forestales inducidos se deben tipificar como agravante en materia de delitos contra el ambiente.

Cabe resaltar que actualmente el Código Penal, en el capítulo I de delitos contra el ambiente, en su artículo 304 sobre delitos forestales específicos, estipula de dos a nueve años de prisión y de cincuenta a quinientos días multa, a lo anterior, el congresista propone añadir el párrafo VII en el que se aplique también sanción a quien “provoque incendios en zonas forestales para instalar huertas o para cambiar el uso de suelo con fines distintos al forestal”.

Además, propone aplicar una pena adicional hasta de dos años de prisión y hasta mil días de multa adicionales a quien participe del delito previsto en la fracción VII, para obtener un lucro o beneficio económico.

Recordó que los bosques del Estado proveen de importantes valores sociales y económicos como madera, agua limpia, oxígeno, regulación del clima y hábitat; sin embargo, el abuso en el cambio de uso del suelo pone en grave riesgo el futuro de la los michoacanos y de la humanidad.

Y aunque la producción de aguacate representa una aportación importante a la economía de Michoacán, al constituir una de sus principales fuentes de divisas, su modelo de producción no es amigable con la naturaleza.

El legislador mencionó que los estudios demuestran que el cambio de uso de suelo forestal a cambio de uso agrícola, aumenta los riesgos de erosión, escurrimientos y muchos otros problemas ambientales. Es por eso que en Michoacán ya se presentan problemas de erosión en el 51.47 por ciento de los suelos, predominando el daño hídrico.

Finalmente añadió que varios de los incendios ocurridos en los últimos meses en regiones del municipio de Morelia y Uruapan, han tenido la intención explícita de provocar el cambio de uso de suelo con fines agrícolas, por lo que varias de estas quemazones han sido maquinadas por sus propios dueños con la finalidad de gestionar este cambio, y con ello obtener un lucro o beneficio económico.