Mexico's Defense Secretary Gen. Salvador Cienfuegos Zepeda salutes soldiers at the Number 1 military camp in Mexico City, Saturday, April 16, 2016. Cienfuegos formally apologized to the country for a video-recorded incident of torture involving two soldiers and a federal police officer. He urged soldiers and citizens to come forward to report other abuses. (AP Photo/Marco Ugarte)

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que no hay nada oculto en las negociaciones para que le retiraran los cargos en Estados Unidos al general Salvador Cienfuegos Zepeda.

En la conferencia mañanera aseguró que el regreso del general no significa que habrá impunidad ni que se estarán fabricando delitos.

“No hay nada oculto lo que se hizo en este caso fue intervenir para expresar nuestra inconformidad, ante un hecho que se presenta y deciden juzgar en Estados Unidos sin conocimiento en nuestro gobierno. Esto va más allá de lo legal”, aseguró López Obrador.
Reiteró que existe un acuerdo de colaboración escrito años atrás sobre esta materia y que fue violado al no informar a las autoridades mexicanas al no informarles sobre la orden de aprehensión contra el general y solo se sabía que había una investigación.

“El secretario (Ebrard) hablo con ellos de manera diplomática y se les expresó nuestra extrañeza y fueron receptivos. Hay confianza en el canciller, en el gobierno de México y el Fiscal, si hay elementos suficientes será juzgado. Nosotros establecemos compromisos que afecten nuestros principios. Es algo que teníamos obligación de hacer porque sentíamos que no se había cuidado el procedimiento”, enfatizó.

Aunado a ello, aseguró que en caso de que la jueza acepte y regrese el general, que habrá impunidad, sino que habrá una investigación, “no hay impunidad para nadie y no vamos a permitir que se fabriquen delitos. No podemos permitir que sin elementos se socaven nuestras instituciones fundamentales”, enfatizó.