¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Por Sergio Cortés Eslava

Zamora, Mich., a 28 de mayo del 2019.- Una larga lista de graves acusaciones pesan sobre el nuevo Director de Seguridad Pública de Zamora, César Iván Marín Jaimes, vinculado con la muerte de dos detenidos, la desaparición de cuatro policías y detenciones arbitrarias, contando además con quejas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Estos hechos ocurrieron cuando Marín Jaimes trabajó bajo órdenes del entonces alcalde de Zitácuaro y ahora secretario de Gobierno de Michoacán, Carlos Herrera Tello.El lunes César Iván Marín Jaimes fue anunciado por el gobernador Silvano Aureoles como nuevo Director de Seguridad Pública de Zamora, un día después de la incursión de al menos 100 sicarios del Cártel Jalisco a ese municipio. Dicho puesto que quedó acéfalo tras el asesinato del anterior director Daniel Torres Hernández, el 29 de abril pasado, a manos del CJNG.

En el evento César Iván se reencontró con Carlos Herrera Tello, nombrado en abril pasado como Secretario de Gobierno de Michoacán, viejo conocido para quien trabajó como Director de Seguridad Pública Municipal cuando Tello era alcalde de Zitácuaro.

En ese periodo en Zitácuaro Marín Jaimes se vio involucrado en la muerte de dos detenidos en Barandilla, mientras que cuatro agentes municipales a su cargo desaparecieron durante una semana, y otro fue detenido por orden suya, al exigir el pago de su salario.

César Iván Marín Jaimes asumió la Dirección de Seguridad Pública de Zitácuaro el 22 de enero de 2016, propuesto por Carlos Herrera Tello, quien era alcalde desde el 1 de septiembre de 2015. Cuatro meses después, Marín Jaimes fue depuesto.

Ello, pues en un periodo menor a dos meses se registraron dos muertes en el área de Barandilla: el primero, el 9 de abril de 2016, cuando un detenido murió “ahogado con su propio vómito”, de acuerdo con la versión oficial; el segundo, a finales de mayo, cuando un limpia parabrisas se “suicidó” con su propia camisa.

Del primer caso, trascendió que desde su detención y hasta su entrada a Barandilla, el hombre fue golpeado por policías municipales, lo que le ocasionó la muerte, mientras que en el segundo caso investigaciones de la Fiscalía Regional arrojaron que la víctima fue torturada y golpeada hasta la muerte por policías, quienes simularon un suicidio. Por este último caso los zitacuarenses salieron a las calles exigiendo justicia, siendo detenidos dos policías e investigados cinco más.

Días después Marín Jaimes fue separado del cargo, pero no por esos crímenes, sino por motivos de reestructura interna, argumentó el alcalde Herrera Tello.

Pero allí no acabó la carrera de César Iván, sino que protegido por el hoy Secretario de Gobierno, regresó al cargo 8 meses después, en medio de protestas del Cabildo local que meses atrás había celebrado la salida del mando policiaco.

Luego se supo que durante su ausencia de Zitácuaro, de forma extremadamente discreta Marín Jaimes fue nombrado Director de Seguridad Pública de Tangamandapio, de lo cual queda constancia solo por las facturas que el susodicho entregó al Ayuntamiento para que le reembolsaran gastos por viáticos.

Una vez reinstalado en Zitácuaro, el 17 de enero de 2017, César Iván continuó haciendo de las suyas: el 22 de octubre de ese año, cuatro policías municipales, entre ellos una agente embarazada, fueron mandados a Morelia para tomar un supuesto curso de 5 días sobre “Control de multitud y restauración del orden público”, en la Unidad de Restablecimiento del Orden Público (UROP), pero en realidad fueron engañados y retenidos contra su voluntad.
Durante casi una semana los agentes desaparecieron del mapa, siendo incomunicados de forma total, lo que causó temor en sus familias, quienes denunciaron el hecho a Marín Jaimes.

Él les dijo que la madrugada del 23 de octubre, por su propio pie los agentes abandonaron las instalaciones del UROP, desconociéndose dónde estaban.

Finalmente los cuatro policías aparecieron, manifestando haber sido retenidos contra su voluntad en la ciudad de Morelia y haber sido objeto de maltratos. El caso de la agente femenina fue muy delicado, pues por los maltratos recibidos abortó al bebé que esperaba y tuvo que ser sometida a un legrado.

Además, a los cuatro agentes se les abrió una investigación acusándolos de ser extorsionadores.

Por estos hechos responsabilizaron a Cesar Iván Marín Jaimes, Alejandro Olmos y Juan Alvarado, estos dos últimos Subdirector Operativo y Comandante Regional de Zitácuaro de la Policía Michoacán, respectivamente.

Un caso más: A finales de 2017, ocho policías fueron despedidos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, sin recibir ninguna explicación ni el pago de su quincena. Por ello, el 3 de enero de 2018, uno de los afectados, de nombre Gabriel, acudió a presentar un escrito a la Presidencia Municipal encabezada por Carlos Herrero Tello, lugar donde se encontró con César Iván Marín Jaimes, a quien se acercó pidiendo explicaciones.

El mando policiaco reaccionó ordenándoles a sus escoltas detener a Gabriel, quien fue ingresado a Barandilla por 7 horas.

Las quejas en Derechos Humanos

Todas estas irregularidades derivaron en quejas de los afectados, ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), que a su vez emitió recomendaciones a los involucrados.

1. Por la muerte de la primera persona en Barandilla: Por el fallecimiento de una persona Juan M. en barandilla en contra del director de Seguridad Pública de Zitácuaro, por violación a los derechos de las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión e ineficiente prestación del servicio médico.

Por estos hechos, la CEDH emitió la recomendación 081/2016 al presidente municipal de Zitácuaro.

2.- Por la muerte de la segunda persona en Barandilla: Por el fallecimiento de una persona Elías V. en barandilla en contra del director de Seguridad Pública de Zitácuaro por violación a los derechos de las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión.

Por estos hechos la CEDH emitió la recomendación 080/2017 al presidente municipal de Zitácuaro.

3.- Por la desaparición de los cuatro agentes municipales: Bajo los conceptos de violación al derecho a la libertad, detención ilegal, violación al derecho a la legalidad y seguridad jurídica, violación al derecho a la debida diligencia y a la fundamentación y motivación de los actos de una autoridad, en contra de César Iván Marín Jaimes, Olmos Esquivel y Flores García. Además de una denuncia en la Fiscalía Regional de Justicia.

4.- Por abuso de autoridad y detención ilegal, se presentó una queja ante la Visitaduría Regional en Zitácuaro de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, contra César Iván Marín Jaimes. Además de una denuncia en la Fiscalía Regional de Justicia.

Se repite la historia

El 30 de enero del 2018, César Iván Marín Jaimes fue relevado del cargo como parte de una rotación realizada en la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.

El secretario del Ayuntamiento, Santiago Jiménez Baca, reconoció la labor realizada por Marín Jaimes y a nombre del alcalde, Carlos Herrera Tello, agradeció las acciones en materia de seguridad realizadas en el municipio durante su estancia en el mismo.

El 8 de febrero de ese año, Marín Jaimes fue designado Director de Seguridad Pública Municipal en Lázaro Cárdenas. El 30 de septiembre, los agentes a su cargo protestaron por su ratificación en el cargo por parte de la nueva alcaldesa de Morena, María Itzé Camacho Zapiaín, acusándolo de maltratos, acoso y amenazas. El 22 de octubre fue sustituido.

Ya en el 2019, de forma sumamente discreta, Marín Jaimes se incorporó como Subdirector a la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Zamora, donde mantuvo un perfil muy bajo hasta el lunes.

Pese a su negro historial, conocido de primera mano por el hoy secretario de Gobierno Carlos Herrera Tello, César Iván Marín Jaimes asumió la Dirección de Seguridad Pública de Zamora.