• El jefe del Kremlin destacó que los soldados soviéticos convirtieron “en una fortaleza inexpugnable cada calle, cada trinchera, cada casa” de Stalingrado.

“El destino de la patria, de todo el mundo, se decidió entonces en Stalingrado. Aquí surgió el carácter indestructible de nuestro pueblo, que luchó por cada casa, por la vida de sus hijos. Defendió Stalingrado y salvó la patria”, dijo durante el acto conmemorativo.

Aniversario de la Batalla de Stalingrado: Vladímir Putin ofrece un discurso en Volgogrado https://www.pscp.tv/w/bUL-KzI3Mzg0NTN8MXlOeGFWYnBkWXFLamjiXpYDwZvZXTNctyTmMJIANHnmyNKGcQ82ryqYDt9f 

RT en Español @ActualidadRT

Aniversario de la Batalla de Stalingrado: Vladímir Putin ofrece un discurso en Volgogrado

pscp.tv

Putin se desplazó a Volgogrado, actual Stalingrado, para hacer una ofrenda floral en la Sala de la Gloria Militar del memorial de Mamáev Kurgán, una colina que está presidida por una gigantesca estatua de la Madre Patria.

En medio de su campaña electoral, tras guardar un minuto de silencio en recuerdo de los soldados soviéticos caídos, departió con los veteranos de la considerada batalla más sangrienta de la historia, de los que menos de 300 aún viven en Volgogrado.

“Siempre nos enorgulleceremos de vuestros logros”, dijo Putin, quien prometió que las próximas generaciones aprovecharán su legado de “amor por la patria” y defensa de la “independencia” nacional frente a las agresiones extranjeras.

Decenas de miles de personas asistieron hoy al desfile militar en el que participaron 1.500 soldados, algunos vestidos con uniformes de la contienda mundial, y se exhibió armamento pesado, desde los misiles tácticos Iskander a los sistemas de misiles S-300.

Encabezó la marcha el legendario tanque soviético T-34, que hizo estragos en las filas alemanas, y surcaron los cielos de la ciudad medio centenar de aviones y helicópteros.

Entre las delegaciones extranjeras que asistieron a los festejos en Volgogrado figuró una representación del Parlamento alemán.

Putin aseguró también que ese acto de resistencia, la capacidad de sacrificio y la fortaleza espiritual del pueblo ruso en Stalingrado fueron “auténticamente invencibles, insuperables, incomprensibles y terribles para el enemigo” alemán.

Recordó que los nazis habían invadido casi toda Europa y se creían invencibles, pero “fueron derrotados por vez primera en las afueras de Moscú”.