Los gobiernos de México y Guatemala trabajarán para desterrar los discursos de odio en contra de los migrantes de ambas nacionalidades, informó el presidente Enrique Peña Nieto.

Al ofrecer un mensaje ante los medios de comunicación, Peña Nieto reafirmó su compromiso de atender a los migrantes que llegan a México respetando sus derechos humanos.

 “Coincidimos en desterrar los discursos de odio y discriminación en contra de nuestros hermanos migrantes“, destacó.

A su vez, el mandatario guatemalteco pidió al presidente de México agilizar el proceso de deportación de los migrantes de Guatemala en nuestro país.

“México ha apoyado de una forma muy seria y responsable en el cuidado de nuestros migrantes, reconocemos que la cifra de guatemaltecos deportados ha disminuido, pero muy respetuosamente solicitamos que estos procesos puedan realizarse de una manera más ágil”, señaló.

En ese sentido ambos, los jefes de Estado impulsarán la creación de un nuevo mecanismo de movilidad laboral que podría concretarse muy pronto para apoyar a los connacionales de radican en la franja fronteriza, y cuyo fin es que la migración sea una opción y no una necesidad.